Skip to content

¿¡Juegos de rol!?

¿Cómo definimos de qué hablamos cuando decimos “juego de rol”?

Parece que coloquialmente nos referimos como “juegos de rol” al conjunto de todos los juegos en los que los jugadores interpretan un personalidad o rol distinto del suyo propio. Muchos juegos pueden entrar en esa definición, así que para no crear confusiones
diremos que los juegos de rol son solo aquellos juegos en los que los jugadores interpretan un rol distinto al suyo,
empleando dados y una hoja de personaje como toda herramienta indispensable para jugar la partida.

¿Qué es un juego de Rol?

Intentar explicarte que es un juego de rol, sin que hayas jugado nunca, es como intentar explicarle qué es un libro o una película a quien nunca los ha conocido; puedes hablarle de la intriga, de la emoción, de cómo escena a escena o página a página le coges cariño al protagonista y sufres con el todas sus penurias, pero no puedes hacerle sentirlo; algunas personas llegan incluso a emocionarse tanto con una buena historia como para pasar miedo o llorar y es frecuente que te hagan reír hasta las agujetas.

Puedes hablarle de ello, pero ¿como le explicas todo eso a alguien que nunca lo ha sentido? ¿Como le haces entender lo intenso que puede llegar a ser? No puedes. Y de la misma manera, yo puedo explicarte la mecánica de un juego de rol, pero no puedo hacerte saber qué es. Solo tu puedes, y la única manera es jugando y comprobando la experiencia por ti mismo.
Yo voy a tratar explicártelo, pero no dudes que si no juegas por ti mismo, serás como aquel al que le explicaron qué era un libro, pero nunca ha leído uno.

¿Es un juego de rol lo que yo creo que es?

No, seguramente no. No tengo muy claro qué es lo que la gente que teme a los juegos de rol cree que son, pero si tuvieran una idea de lo que realmente son no podrían temerlos, como nadie teme otro entretenimientos como el deporte o leer un libro, así que no tengo ni idea de que creen.

Yo la verdad es que no se de que van ni en que consisten, pero tengo entendido que son peligrosos, que ha muerto gente…

¡Nada más alejado de la verdad! En un juego de rol la gente no usa objetos ni se disfraza (puede hacerse, si, pero es un extra, como ir a ver La Guerra de las Galaxias vestido de Drath Varder). No saltan, bailan ni corretean. Se sientan a una mesa, usan lapiceros y gomas, unos dados con más caras de lo habitual, un par de libros y unas hojas fotocopiadas que cada jugador tiene delante. Tal vez haya paquetes de patatas y algún que otro refresco. ¿Te suena eso peligroso?

Eh… no, la verdad es que no…

Pues eso es todo, no hay más. De vez en cuando tiran dados, se ríen, elevan la voz o hay silencio, dan respingos en sus sillas, celebran o se quejan. Como si jugaran al juego de la oca.

¿Qué es lo que esta pasando para que ese grupo de personas se divierta?

A fin de cuentas, el juego de la oca no es ninguna maravilla; esta bien cuando tienes 7 años, pero alguno de esos jugadores tiene casi 30 años, así que, ¿qué es diferente para que esta gente se divierta?

Si te acercas a ese grupo de personas lo primero de que te das cuenta es que están hablando entre ellos, se hacen preguntas y las responden y de vez en cuando vuelven a lanzar esos dados de tantas cara y colores, son bonitos, ¿eh?.

Si, hay algunos muy bonitos, de distintos colores y formas…

Bien, si te fijas es las conversaciones te darás cuenta de que cada jugador habla a veces normal y otras como si fuera otro. Realmente están interpretando al personaje que cada uno ha elegido para jugar, un poco como en un teatro pero sin guión escrito, improvisando la historia entre todos. Ese personaje al que cada uno interpreta está descrito en esa hoja de papel fotocopiado que cada uno tiene delante.

Ya veo, hay un montón de casillas marcadas y números anotados, además del nombre del jugador y del personaje. En esta pone “Jugador: Raúl” y “Personaje: Bill Coleman”, “Profesión: Detective privado”…

Si, es la Hoja de personaje, donde se describe al personaje de cada uno, ya te la explicaré después. A veces hablan los jugadores entre ellos y otras veces cada uno interpreta a su personaje. Así que hay dos conversaciones, la que los jugadores pueden mantener entre ellos (“oye, Raúl, ¿y si buscamos en la biblioteca?”) y la que los personajes mantienen entre ellos cuando los jugadores los interpretan (“Bill, creo que aquí no hacemos nada, ¿Qué tal si vamos a la biblioteca a consultar el registro civil”, podría decir Raúl imitando la voz grave de un duro detective privado). Podríamos decir que dentro del juego uno habla por su personaje y que si habla como el mismo esta “fuera de juego” o en “tiempo muerto”, pues la partida se ha detenido momentáneamente.

Ya entiendo, están jugando juntos, inventando una historia. Eso es la partida, ¿no?

Eso es. Cada jugador interpreta a un personaje, de manera que Raúl es Bill, un duro detective privado, Marta es Joel, dueño de un bar y socio de Bill y Antonio es Violete, la atractiva hija del desaparecido Charles Marxton, al que los tres buscan. El cumplir ese objetivo, usando para ellos las habilidades del personaje que están anotadas en la hoja de personaje es la partida.

¡Ha!, ¡esto parece un libro de Agatha Cristie!

Pues si, así es. Los juegos de rol son como los libros, ya que a fin de cuentas son una historia. Las hay del oeste, del futuro, del espacio, de la edad media, de épocas reales, de épocas de fantasía…

Entonces simplemente se sientan juntos y cada uno va proponiendo ideas de manera que entre todos inventan una historia, sea de la ambientación que sea esta, ¿no?

Si…, pero no. No es tan fácil como sentarse e inventar. Eso se haría aburrido a la tercera tarde de juego. Hay un narrador que guía un poco la historia, para que no de desvíe demasiado. Él ha pensado a grandes rasgos la aventura o el misterio y es él el que va haciendo las descripciones de los lugares que los jugadores visitan y el interpreta a todos los personajes de la historia que no son los de los jugadores.

¿Quieres decir que el escribe el guión, describe las escenas e interpreta a los actores secundarios?

Eh…, si, algo así. Le llamamos Máster, de Game Máster, o Narrador o Director de Juego. Él es quien lleva la coherencia de la historia y pone a los jugadores las trabas, las pistas para hilar el misterio e interpreta a los villanos que toda buena historia ha de tener. Un buen Máster es como un buen director de cine, sus historias tienen gancho y te atrapan hasta el final.

Ahora entiendo por que esto es divertido, es como ver una película, solo que la hacéis entre tu y tus compañeros. Un poco como esos libros de elige tu aventura pero en grupo ¿no?

Si, eso es, ya lo vas pillando. Toda la acción ocurre imaginariamente entre ese grupo de personas, que en realidad solo están tranquilamente sentadas en el salón de casa de uno de ellos, aunque sus personajes pueden estar en una batalla de naves espaciales o huyendo despavoridos de un dragón, casi como en el cine.

¿Qué se necesita para jugar a rol?

Para jugar a rol, como decíamos al principio, solo necesitamos lápices, goma, un reglamento y una hoja de personaje por jugador, nada más. ¡ah, si!, un buen Narrador…

¿Cómo funciona, cual es la mecánica?

Oye, me has hablado un par de veces de eso que llamas “hoja de personaje”, ¿me explicas como se usa?

Si, pero primero tengo que hablarte de los dados, porque así entenderás mejor que es la hoja de personaje. Para jugar a rol usamos dados de muchas formas, de cuatro caras, de seis, de ocho, de diez, de doce y de veinte. Usamos los dados para ver el resultado de las acciones.

¿Para resolver las acciones?, ¿Cómo es eso?

Si, ya verás; sin dados, un jugador propondría una acción, como por ejemplo “quiero que Bill persiga al sospechoso que huye” y la única manera de saber si la realiza con éxito o no sería que el Narrador decidiera, a su juicio, si lo consigue o no. Esto sería poco emocionante porque no habría nada de azar, que a fin de cuentas es lo que crea la emoción. El saber que puede que lo alcance o puede que no, y el juego de rol perdería muchos enteros sin emoción.

Ya veo, los dados que lanzan los jugadores se emplean para decidir el resultado de las acciones de los personajes, pero, ¿como sabéis si el resultado obtenido en la tirada de dado es un acierto o un fallo?

Bien, vamos al caso de la persecución que Bill, el personaje de Raúl, esta iniciando; de ella depende que los jugadores puedan interrogar a principal sospechoso, alguien que debía dinero al desaparecido tío de Violete. Para ello Raúl mira en su hoja de personaje la rapidez a la que Bill puede correr y lanza el dado. Resulta que la hoja de personaje es una hoja en la que las habilidades del personaje se reflejan como valores numéricos. Raúl suma el valor de la velocidad de Bill al resultado obtenido al lanzar el dado y descubre si lo ha alcanzado o no.

Ya. Imagino que las puntuaciones de las hojas de personajes distintos no tienen por que tener valores iguales, por lo que para unos una acción puede resultar más fácil de llevar a cavo que para otros. Si el valor de la puntuación para correr de alguno de los compañeros de Bill es superiora la de Bill, necesitan menor resultado que este en la tirada de dado para alcanzar al sospechoso, ¿verdad?

¡Exacto!, ya casi sabes como se juega a rol. Cada personaje es físicamente distinto, tiene una personalidad, unos estudios y unos conocimientos distintos, por lo que sus puntuaciones pueden ser muy diferentes. En este caso, el personaje de Raúl, Bill es muy bueno indagando e interrogando, pero muy corpulento y sin forma física, por lo que no ha alcanzado al sospechoso. Pero no pasa nada, Joel, el personaje de Marta es bastante atlético y ha alcanzado al sospechoso y ha podido reducirlo mediante un pequeño forcejeo y la ayuda del exhausto Bill.

Ya lo entiendo. Lo que no me has dicho es como se sabe que valor ha de superar el resultado de la suma del dado más la puntuación para que la acción tenga éxito.

Si, me esperaba esa pregunta. No voy a complicarte las cosas de momento, porque resulta que hay muchos reglamentos distintos con los que jugar. Casi cada juego (y hay muchos) usa un sistema propio para convertir las habilidades en números y resolver si se realizan las acciones o no. Nosotros lo llamamos sistema de juego.

Según el sistema se lanzan unos dados u otros (de cien caras, de veinte caras o de diez) y el resultado se calcula de una manera u otra. Por no dejarte sin respuesta te pondré un ejemplo: En este caso, el Máster lanza un dado por el sospechoso y le suma la velocidad de este (el Máster también tiene papeles delante suyo, con el esbozo de la aventura y las características y puntuaciones de los secundarios, a los que llamamos personajes no jugadores o PNJ´s. Todo está apuntado en algún lugar de ese batiburrillo de hojas que ves delante de él). Si el resultado obtenido por el sospechoso es mayor, este huye, si es mayor el de los jugadores que persiguen, lo alcanzan. En este caso Bill no lo ha alcanzado, pero el valor de la tirada más la puntuación de Joel si que era superior a el valor obtenido por el sospechoso y lo apresan.

¿Y en resumen?

Veamos que tal lo he entendido. Los jugadores se sientan a la mesa usando para jugar tan solo hojas para los personajes, lapiceros y gomas, dados y un manual y juegan, cada uno, a interpretar un personaje. Todos menos el Narrador, que frente a el no tiene un hoja de personaje sino las anotaciones con el argumento de la partida y las puntuaciones de los secundarios, los PNJ´s, porque él es quien ha preparado la trama y va a interpretar a los secundarios y a hacer las descripciones de los lugares y escenas para el resto de jugadores. La hoja de personaje recoge las puntuaciones de cada personaje para las distintas acciones, su historia y su descripción. Y los dados representan el azar y se usa un sistema de juego que consiste en el reglamento que explica la manera correcta de calcular los éxitos de la acciones, ¿no?

Pues si, creo que lo has resumido mucho mejor que yo. ¿Quieres probar a unirte a su partida? Podríamos inventar que eres un viejo amigo de Bill, o un conocido de Violete, o ¿tal vez tu eres el sospechos que acaban de apresar y no has tenido nada que ver con la desaparición? Lo que tu prefieras, ven, siéntate y vamos a hacer tu hoja de personaje para que puedas unirte a Raúl, Marta y Antonio…

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: