Skip to content

FAUNA DE JUEGO DE ROL (I)

by en 16/12/2009

EL GUERRERO

El personaje por excelencia de los juegos de rol: Ya sea un bárbaro, un caballero, un pistolero o un espadachín nunca faltan en el grupo un par de fornidos (preferiblemente más) sujetos que llevan la voz cantante en las (frecuentes) trifulcas en las que se meten los avezados jugadores. Los hay de todos los colores, formas y tamaños (ver EL COMBO, EL ENANO Y EL GUAY para variantes) pero el estándar suele llevar una espada, escudo y una cota de mallas. Ejemplos de estos los hay a patadas así que pasaré de dar nombres. Los guerreros son con mucho los personajes favoritos de los jugadores y generan gran número de variantes como veremos más adelante.

EL MAGO

Con este término me refiero a cualquier individuo que se base en la magia o similares, ya sea clérigo, mago, brujo, nigromante, “shugenja”, jedi, mentalista o DIOS sabe qué. Normalmente hay alguien a quien le gustan los magos. No son tan frecuentes como los guerreros pero siempre suele haber alguno. Y hay dos variantes: El bisoño y el veterano.
El bisoño es el lanzador de conjuros novato.
Aparte de su (habitualmente) único conjuro ofensivo con el que consigue más bien pocos avances (aunque alguna vez he visto la cabeza de un gigante carbonizada por un insulso rayo eléctrico) suele ir equipado con media docena de sortilegios de risa (a ver, “calentar líquidos”, “comprensión de lenguas I”, “hablar con las plantas”, “detectar invisibilidad” y otras chorradillas por el estilo) con los que no se gana el respeto de sus compañeros y, ya puestos, el sustento tampoco porque son sus amigos los que tienen que sacarle las castañas del fuego.
Esto desemboca en gran cantidad de aprendices de mago frustrados que se meten donde no se deben y así los veremos armados con ballestas, armas arrojadizas y (palabra que esto lo he visto) armas a dos manos por si acaso.
El veterano ya es harina de otro costal. Tras largas penurias, el novato ha subido de nivel y se ha convertido en un monstruo. No importa lo malo que sea un mago al principio. No importa los trozos que le arranquen cuando es joven. Si llega a séptimo nivel (depende del juego este “punto de inflexión”) dejará de ser un patán y se convertirá automáticamente en un Kombo-personaje que hará escupir sangre a todos aquellos que se rieron de él. Los demás personajes (aparta, guerrero, que tiro una bola de fuego) se ven superados (quita, quita, ladrón, ya abro yo un portal dimensional) y acaban cogiéndole una cierta tirria al hechicero por arrebatarles su protagonismo.
Sin embargo, a diferencia de los auténticos Kombo-personajes, los magos tienen un punto débil hermosísimo de explotar: El Cuerpo a Cuerpo. Por muchos rayos que lance, por muchas protecciones que se ponga el mago rara vez puede detener a ese insulso enemiguillo que se le acerca por la espalda y (normalmente) le mete en el cuerpo dos palmos de buen acero y un poco de humildad.
En raras ocasiones, el grupo de aventureros estará compuesto solo de magos (yo sólo lo he visto una vez) y en más raras ocasiones todavía saldrán victoriosos de su empresa.

EL LADRÓN
Nuevamente nos encontramos con un término ambiguo que incluye todo aquello que está a medio camino entre el luchador y el hechicero pero sin ser ninguno de ellos. El guerrero se encarga del cuerpo a cuerpo. El mago lanza conjuros. El ladrón hace todo lo demás y encima echa una mano cuando puede.

Peleando no es gran cosa. Su magia es insulsa si la tiene. Pero ¿quién verá la trampa que hay junto al ídolo?¿quién trepará hasta lo alto de la torre?¿quién manejará el arco?¿y quién tirará Percepción para descubrir al enemigo oculto en las sombras?Exacto.
Los ladrones son bastante populares y tienen gran aceptación entre los jugadores. Son personajes carismáticos y a menudo de una incompetencia enternecedora. Como no tenga unas tiradas de infarto el ladrón está condenado a ser un desgraciado de por vida ya que si bien el guerrero acabará aprendiendo a luchar como un salvaje y el hechicero terminará por dominar la magia hay pocos que encuentren atractiva la perspectiva de ser “el que mejor trepa”, “el que mejor roba” ó “el que mejor abre puertas”. Hay poca gloria que ganar fuera de la ley y sin embargo todos la buscan. Yo mismo les tengo mucho cariño.

Anuncios

From → Notas de Prensa

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: