Skip to content

Semana de Iniciación

Al inicio del curso, con objeto de darnos a conocer entre los alumnos y hacer así nuevos socios, organizamos la Semana de Iniciación, con partidas de iniciacion a rol, cartas y wargames para todo aquel que quiera probar, y ya de paso, pasar un buen rato dedicando una semana entera a jugar, conocer gente, jugar, beber refrescos, comer ganchitos y jugar.

En el Hall del Edificio Aulario, montamos unos expositores con los carteles de las actividades oficiales de la asociación, así como carteles explicativos sobre qué es el rol, cómo se juega, y ejemplos de algunos juegos, intentando que desaparezcan así los prejuicios y falsos mitos que lo rodean.

Depués de realizar una intensiva campaña propagandística, la semana de iniciación comienza montando unos stands con material rolero, manuales, miniaturas y juegos; pero no, no nos dedicamos a vender nada, sino que recopilamos el material y lo esponemos para que la gente al pasar lo vea y piense: “¡Oh! ¿Qué es eso?”, actitud ante la cual hemos podido comprobar que hay diversas reacciones:

a) “¡Anda mira! Un club de rol en la facultad. Qué guapos, majos, agradables y simpáticos parecen, voy a apuntarme a ver si hago amigos.” O su variante: “Mira más frikis como yo, que me se todos los capítulos de los Simpsons y de pequeña mi madre me tenía que quitar la consola para que no me viciase, voy a apuntarme, ya veras como molo”.

b) “Ah, bah, los de Glandal, Jandálf o como se llamen.”

c) “Estos son los que van por ahí matando indigentes, voy a ver si hablo con ellos e intento ayudarles/curarles”

A lo largo del día informamos a la gente sobre quiénes somos y lo que hacemos, se reservan las plazas para aquellos alumnos que quieran participar en las partidas de iniciación, e incluso hay algunos que se animan a inscribirse como miembros en la asociación. Es entonces cuando los futuros “novatos” (llamados así desde el respeto y el cariño) se dan a conocer, ya sean jugadores habituales que se unen al club o gente que no tiene ni idea pero tiene la filosofía de que “de todo hay que probar en esta vida”, y por lo tanto este es un momento crucial, pues para que La Granja siga adelante se necesita el apoyo y colaboración de gente nueva.

El resto de la semana, nos dedicamos pura y meramente a jugar, realizándose partidas tanto por la mañana como por la tarde a diversos juegos de rol, cartas y wargames.

No obstante, cualquier persona que no tuviese la oportunidad de participar o que no se enterase de que se organizaba la semana de iniciación (que por increible que parezca, los hay), tiene la oportunidad de jugar, unirse o desapuntarse del club en cualquier momento del curso.

¡Bienvenidos todos!

A %d blogueros les gusta esto: